Sábado, 16 de Diciembre de 2017
  •  

     

     

     

    Catedral

  • Colegiata de San Miguel
    Aguilar

    Barrio Santa María

    Colmenares de Ojeda

  •  

     

    Virgen del Brezo

     

    Pisón de Castrejón

  • Iglesia de Santiago
    Carrión

    Virgen del Valle

    Virgen Blanca
    Villalcazar de Sirga

  •  

     

    El Cristo del Otero

     

    Iglesia de San Miguel

Delegación de Liturgia y Religiosidad Popular

Delegado y Responsable de Cofradías y Hermandades: D. Raúl Muelas Jiménez.

 

Miembros-Colaboradores: D. Ángel Manuel González, Dña. Catalina Calvo, D. Pablo Dorado, D. Rodrigo Mediavilla Pérez y D. Carlos Prieto Hernando.

 


 

Las tareas encomendadas al Delegado diocesano de Liturgia y Religiosidad popular y a su equipo de colaboradores son las siguientes:

 

 

LITURGIA

 

• Cuidar la adecuada celebración de los actos de culto diocesanos; procurar que en todas las parroquias se observe la normativa litúrgica, a fin de que se haga siempre presente en los ritos el “Misterio de la fe” con toda su verdad y belleza; proporcionar orientaciones y materiales de apoyo para las celebraciones de la Eucaristía, especialmente en los tiempos fuertes, y para la celebración de los restantes sacramentos.

 

• Además, en colaboración con el Instituto Diocesano de Ciencias Religiosas, promoverán la formación litúrgica de los fieles a través de catequesis ocasionales y organizarán cursos de especialización para los agentes de la pastoral litúrgica. Finalmente, asesorarán a los organismos pertinentes con ocasión de las obras de construcción o reforma de los espacios celebrativos.

 

RELIGIOSIDAD POPULAR

 

 El Obispo diocesano, oído el Delegado de Liturgia y Religiosidad popular, designará a un sacerdote, para que tramite el reconocimiento canónico de las Cofradías y Hermandades de la diócesis, a través de unos Estatutos actualizados, y cumplan con la misión de formación cristiana de sus afiliados y con la misión caritativa para las que fueron creadas. Este sacerdote coordinará también, en la medida de lo posible, la pastoral de ermitas y santuarios, a fin de promocionar y dignificar este importante sector de la pastoral diocesana.