Jueves, 19 Julio 2018 12:18

Disfrutar de las vacaciones sin olvidar a Dios

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Estamos en tiempo de verano y, por lo tanto, para la gran mayoría de las personas, tiempo de vacaciones. Seguramente has esperado este momento con ansias y te has hecho grandes expectativas sobre qué es lo que vas a hacer, el dinero que vas a gastar, los lugares que conocerás y las interminables horas que tanto esperas dormir.

Pero no debemos perder de vista que el descanso es mucho mejor con Jesús al lado. Por eso, aquí van algunas ideas para que mientras disfrutas de tu merecido descanso, no pierdas tu ritmo espiritual y tu relación con Dios.

 

Visitar una Iglesia no es solo turismo religioso, es visitar a Jesús: Para los católicos entrar en una Iglesia en ciudades turísticas es parte obligada del tour. Las Iglesias, hasta las más sencillas, poseen una belleza especial. Pero a veces, mientras sacamos fotografías en su interior olvidamos que Jesús está ahí mismo y esa luz que parpadea en el fondo es señal de que nos espera. El turismo religioso está bien, pero cuando visitamos una casa no solo nos contentamos con saludar al anfitrión, también es muy grato dedicarle unos minutos para saber de su vida y agradecerle por la acogida.

Tu smartphone también te puede mantener conectado con tu fe: Una de las cosas más importantes del equipaje es el cargador de tu teléfono. Va a servirte para sacar fotografías, buscar direcciones, comunicarte con tus seres queridos, -e incluso los más fanáticos revisarán sus correos electrónicos para saber si hay alguna novedad en el trabajo-. También podemos contar con algunas aplicaciones que nos ayuden en nuestro camino espiritual: Rezandovoy, Evangelizo, Hola Jesús (para los más pequeños), Vatican.va, La Sagrada Biblia, Confesión... Es una manera de mantenerte en una buena conexión espiritual con el Señor. También existe la aplicación misas.org para averiguar dónde y cuándo hay misa.

Sacar fotos puede ser un ejercicio de contemplación: A veces sacamos fotos esperando que las vean nuestras familias y amigos y se sorprendan por los hermosos lugares que estamos visitando. ¿Te has puesto a pensar que el Señor hizo esos paisajes y lugares para que tú los veas? Suelta el teléfono un minuto, no te preocupes tanto porque la foto salga bien y disfruta de la postal que Dios ha hecho para ti.

Aprovecha el tiempo para sanar las heridas: La velocidad e intensidad con las que llevamos adelante las tareas del año suelen dejar algunas heridas en nuestras familias, sobre todo en nuestros matrimonios. Es buena idea tomarse un tiempo de intimidad para conversar, sanar esas heridas y curarlas mutuamente. Tomarse ese tiempo sin el apuro de los quehaceres domésticos seguro será provechoso.

Una buena lectura también es oración: En estas vacaciones en la maleta puedes añadir un buen libro. Sugerimos algunos:

La Biblia

El Combate Espiritual de Lorenzo Scupoli

Ortodoxia de G.K. Chesterton

La Cena del Cordero de Scott Hahn

La paz interior de Jacques Philippe

Cinco Panes y Dos Peces del Card. Francisco Xavier Nguyen Van Thuan

Cartas del diablo a su sobrino de C. S. Lewis

El silencio de María de Ignacio Larrañaga

Testigos de esperanza del Card. Francisco Xavier Nguyen Van Thuan

Jesucristo de Karl Adam

Las Confesiones de San Agustín

La libertad interior de Jacques Philippe

Jesús de Nazaret de Benedicto XVI

Las Moradas de Santa Teresa

La Imitación de Cristo de Tomas de Kempis...

Saca de tu cabeza que la fe es aburrida, las vidas de los Santos son tremendas novelas de aventura.

Da al que no tiene: Aprende a ver a Jesús en los demás: Jesús está ahí, en el que sufre y lo pasa mal. En los lugares turísticos también viven estas personas necesitadas. Se nos olvida mirar a nuestro alrededor y ver que quizá quien te está atendiendo no ha tenido el mejor de los días. Las luces, los locales comerciales, las artesanías, las ricas comidas y la playa nos distraen. Puede que muchas veces pase desapercibido el muchacho sentado en la esquina de la calle o la niña que vende caramelos en el semáforo, estos días de descanso haz un esfuerzo para que no sea así. Vacaciones es un buen tiempo para poner en práctica las obras de Misericordia corporales a las que tanto nos invita el Papa Francisco.

No lleves equipaje de sobra: Deja en casa lo que tiene que quedarse en casa. Deja el trabajo en el trabajo. Pocas cosas son realmente necesarias en tus vacaciones: tu familia, tus amigos, un poco de ropa, un poco de dinero, comida y especialmente ¡Dios! No llenes tu maleta con cosas innecesarias, que lo que hacen es impedirte descansar. Lleva en cambio aquello que te ayudará a reponer tus energías y llegar completamente renovado de regreso a la rutina.

«Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso» (Mt 11, 28).

Feliz Verano para todos

Visto 535 veces

La Diócesis de Palencia

Obispado de Palencia
C/ Mayor Antigua, 22
34005 - Palencia (ESPAÑA)
Teléfono: 979 70 69 13
Fax: 979 74 53 14
Enviar Mail