Domingo, 30 de Abril de 2017
  •  

     

     

     

    Catedral

  • Colegiata de San Miguel
    Aguilar

    Barrio Santa María

    Colmenares de Ojeda

  •  

     

    Virgen del Brezo

     

    Pisón de Castrejón

  • Iglesia de Santiago
    Carrión

    Virgen del Valle

    Virgen Blanca
    Villalcazar de Sirga

  •  

     

    El Cristo del Otero

     

    Iglesia de San Miguel

Plan Pastoral 2011-2016

“NUEVA EVANGELIZACIÓN
NUEVA ESPIRITUALIDAD”

alt

El Plan Diocesano de Pastoral “Nueva Evangelización. Nueva Espiritualidad” recoge una amplísima serie de objetivos y acciones pastorales para que la Iglesia en Palencia siga creciendo. Un Plan Pastoral no es otra cosa que un proceso básicamente evangelizador que lleva a cabo la Iglesia mediante un programa operativo concreto según los objetivos elegidos. En definitiva medios humanos, materiales, organizativos... que formulamos para que -con la ayuda del Espíritu que actúa a lo largo de la historia a través de su Iglesia, con la entrega personal y comunitaria y con el interés por las cosas del Reino- sirvan a la gloria de Dios y a las inquietudes y alegrías de los hombres y mujeres de nuestra diócesis.

Con la entrada en vigor del mismo, el 1 de septiembre de 2011, -como afirmó Mons. Escudero en la homilía de Aniversario de su toma de posesión- culmina el trabajo de corresponsabilidad, que ha supuesto la elaboración del nuevo Plan Pastoral Diocesano”. Un proceso de avance en la comunión eclesial y de reflexión en común sobre nuestra realidad diocesana. Varios miles de personas, durante el curso pasado, oraron, reflexionaron y compartieron la Palabra de Dios y los textos del Magisterio, para dar forma a las más de dos mil propuestas presentadas. Una clara muestra de “que nuestra Iglesia permanece viva”.

El Plan Diocesano de Pastoral -vigente para el periodo 2011-2016- tras una Introducción a cargo de Mons. Escudero se estructura en cuatro grandes áreas: la “Palabra”, la “Liturgia y la Espiritualidad”, la “Caridad” y la “Misión”. En estas Áreas, tras la correspondiente Introducción, se van presentando las distintas Tareas Pastorales en las que se realiza un análisis de la situación y se presentan las distintas propuestas operativas a ir desarrollando durante los próximos años.   

DESCARGAR PLAN PASTORAL   

 


Presentación del Plan Pastoral

Mons. Esteban Escudero.

1. Al convocar, al comienzo de mi pontificado en Palencia, a todo el pueblo de Dios a una reflexión en común sobre las principales líneas pastorales que deberíamos seguir en los próximos años, envié en el cuaderno amarillo algunas orientaciones del Magisterio de la Iglesia y de la última Asamblea Sinodal e invité a hacer propuestas concretas para aplicar estas orientaciones a la realidad específica de nuestra diócesis. Los principios que debían dirigir nuestro trabajo eran, entre otros, los siguientes:

a) “Hacer de la Iglesia la casa y la escuela de la comunión: éste es el gran desafío que tenemos ante nosotros en el milenio que comienza, si queremos ser fieles al designio de Dios y responder también a las profundas esperanzas del mundo” (NMI, 43).

b) “La teología y la espiritualidad de la comunión aconsejan una escucha recíproca y eficaz entre Pastores y fieles, manteniéndolos por un lado unidos a priori en todo lo que es esencial y, por otro, impulsándolos a confluir normalmente incluso en lo opinable hacia opciones ponderadas y compartidas” (NMI, 45).

c) El objetivo del nuevo Plan Pastoral es la evangelización en la nueva configuración cultural y religiosa que caracteriza a la sociedad actual, pluricultural y en buena medida secularizada, con una presencia, en ocasiones, de una “secularización interna de la Iglesia”.

d) El Plan Pastoral no puede abarcar toda la actividad pastoral de la diócesis. Se presupone la programación ordinaria de las diversas parroquias, unidades pastorales y arciprestazgos y otras tareas pastorales que no necesariamente deben ser tratadas explícitamente en una normativa diocesana.

2. En este Plan de Pastoral han participado todos los miembros del pueblo de Dios que voluntariamente han querido contribuir en esta acción comunitaria de reflexión y corresponsabilidad eclesial, es decir: sacerdotes, individualmente o por arciprestazgos, religiosos y religiosas de vida contemplativa y activa, y fieles laicos, especialmente miembros de movimientos de apostolado seglar y de los consejos de pastoral de las parroquias o unidades pastorales de nuestra diócesis. El resultado ha sido más de dos mil propuestas, sometidas a la consideración de los consejos presbiteral y de pastoral diocesana durante cuatro meses de trabajos muy intensos.

3. Terminada felizmente esta etapa del proceso, he sancionado con la autoridad que me confiere ser, por la gracia de Dios y de la Sede Apostólica, Pastor de esta Iglesia particular, el Plan Pastoral Diocesano 2011-2016. El Plan comprende tanto las orientaciones magisteriales como las propuestas votadas mayoritariamente. Todo ello forma un conjunto que no se puede separar, ni contradecir. En caso de duda, la norma de rango inferior ha de interpretarse por las normas de rango superior de la Iglesia universal.

4. El día 1 de Septiembre entrarán en vigor las propuestas contenidas en el Plan Pastoral y por lo tanto resultarán de obligado cumplimiento para las actividades pastorales contempladas en él. No se trata de elegir unas pocas para cada año de vigencia del Plan, sino de crear un clima pastoral general en el que se tengan en cuenta todas las propuestas, a pesar de que, por la limitación humana, sólo paulatinamente se vayan consiguiendo los objetivos propuestos para cada acción.

5. Se podrá objetar que no se pueden llevar a la práctica tal cantidad de iniciativas al mismo tiempo. Esto sería verdad, si todos tuvieran que hacerlo todo y a la vez. Pero la realidad no es ésa, ya que, aunque las orientaciones y las propuestas van destinadas de modo genérico al entero pueblo de Dios, lógicamente las propuestas de cada acción están dirigidas específicamente a los agentes de pastoral que trabajan en esa tarea pastoral determinada. Así los catequistas tendrán que prestar atención a lo que se dice en el número 1.1 “la catequesis de la iniciación cristiana” y, si son laicos, a lo que se dice en el apartado 2.6 y 2.7, sobre la espiritualidad de los laicos y la oración. Quienes trabajan en las Cáritas, deberán tener presente los números 3.3 y 3.4, además de lo que se aconseja sobre la espiritualidad según su estado. Lo mismo podría decirse de la Pastoral de la salud o de los movimientos apostólicos en la vida de la diócesis. Y así podríamos ir enumerando cada una de las acciones contenidas en el Plan Pastoral.

alt6. Los presbíteros, que dirigen al pueblo de Dios, tienen obligación de conocer y reflexionar sobre la mayor parte de las tareas pastorales, ya que deben coordinar y organizar la pastoral de conjunto de sus parroquias y, además, ser agentes transmisores de estas ideas a los que están a su cuidado en las respectivas tareas pastorales de la parroquia. Hay tareas, sin embargo, que escapan a su competencia directa, como, por ejemplo, lo referido a la vida consagrada o a los temas reservados al obispo en razón de su misión pastoral, a no ser que por pertenecer a alguno de los órganos consultivos diocesanos se les pida parecer y consejo sobre una determinada cuestión.

7. Otras tareas, sin embargo, tendrán como sujeto responsable de su animación a las Delegaciones Diocesanas, cuyos miembros deberán ejercer en todo momento una labor de orientación de cada una de ellas, así como promover planes y materiales para cumplimentar lo que se pide a los agentes de pastoral de parroquias y comunidades cristianas. Y finalmente, habrá otros temas que se reservarán a los distintos organismos de consulta y ayuda al Obispo, como son el Consejo episcopal, el Colegio de arciprestes o los Consejos presbiteral o de pastoral de la diócesis.

8. En resumen, todo entra en vigor al mismo tiempo, aunque no todo pueda conseguirse en el mismo momento. Como ya dije en otra ocasión, yo me doy perfectamente cuenta de que la aprobación de un documento, por muy bien hecho que esté, no va a transformar de repente la acción pastoral de la diócesis. El Plan Pastoral sólo pretende proponer unas orientaciones claras, que se podrán ir llevando a la práctica a lo largo de los años. Si, por el contrario, no hay unas metas concretas a conseguir, elaboradas con la colaboración de todos, cada uno actuará por su cuenta, con la consiguiente sensación de dispersión y de falta de comunión eclesial.

9. El nuevo Plan Pastoral Diocesano se presentará oficialmente a los sacerdotes, agentes de pastoral y fieles interesados de cada arciprestazgo, en la visita que durante el mes de septiembre de este año 2011 realizará el obispo a las distintas zonas pastorales. Igualmente, en esa misma visita, se presentarán los Estatutos de algunas realidades diocesanas que se crearán o se modificarán con motivo del Plan pastoral y de las orientaciones de la Iglesia universal. Es importante que se preparen con cuidado estos encuentros para que se vaya creando una mentalidad común en toda la diócesis y así se consiga la aceptación de unas líneas generales de pastoral diocesana.

10. A comienzos del nuevo curso 2011-2012, las parroquias y arciprestazgos deberán confeccionar sus programaciones concretas teniendo en cuenta y aplicando las orientaciones y líneas generales trazadas por el Plan de Pastoral. Para que todos los agentes de pastoral puedan conocerlo, se hará una edición impresa, que se repartirá a todo el pueblo de Dios durante el mes de septiembre.

11. La visita pastoral del obispo a las parroquias de la diócesis se iniciará a principios del mes de noviembre de este año 2011 y la aplicación del Plan Pastoral será objeto de una especial reflexión con los sacerdotes, con los agentes de pastoral y con los consejos pastorales parroquiales.

12. Los temas que no se han tratado en las reuniones tenidas durante estos meses y aquellos otros asuntos que vayan surgiendo, como la reestructuración de los arciprestazgos y unidades pastorales, la distribución de los sacerdotes y lugares de residencia, el Cabildo Catedral, los organismos diocesanos asesores del obispo o la función de los arciprestes y la programación pastoral del arciprestazgo, se irán estudiando paulatinamente por el consejo presbiteral o el consejo de pastoral, de acuerdo con el calendario ordinario de reuniones de estos consejos.

13. Espero que este ejercicio de corresponsabilidad eclesial sirva para hacernos comprender cuál es la voluntad de Dios. La escucha atenta de la Palabra del Señor y la meditación de los documentos de la Iglesia, debe provocar en nosotros sentimientos de humildad, para dejarnos persuadir por la “mente de Dios” y no por nuestras opiniones particulares. Pidamos que el Espíritu Santo nos asista en esta tarea, pues ya sabemos que “si el Señor no construye la casa, en vano se cansan los albañiles, si el Señor no guarda la ciudad, en vano vigilan los centinelas” (Salmo 127).