Lunes, 19 Noviembre 2018 13:24

La Brújula de la Familia: No solo padres

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

La llegada de los hijos implica una reorganización en las tareas del hogar y una distribución en las labores de crianza. Habrá que decidir quién se levantará a media noche si el bebé llora, quién llevará al niño al pediatra, quién lo sacará de paseo… La dificultad para conciliar el horario laboral con la vida familiar exigirá de los padres mucha imaginación y generosidad para decidir en qué áreas es mejor que uno de los progenitores sea el responsable, en qué aspectos será preferible que se vayan alternando y en qué ocasiones lo ideal es que estén los dos presentes.

Por ejemplo, un día mamá baña al bebé y papá prepara la cena y al día siguiente se cambian los papeles; o bien mamá asume las visitas al pediatra y papá es quien lleva y recoge al niño en la guardería… Y, al final del día, los dos juntos leen el cuento al niño.

Dada la complejidad de la vida laboral y la multitud de tareas que implica la crianza de un menor, un gran riesgo que corren los adultos es olvidarse de que, además de padres, son pareja. Como siempre hay tantos problemas que resolver y como la lista de tareas y responsabilidades nunca se termina, se va posponiendo la vida de pareja y la intimidad para un momento más tranquilo que nunca llega.

Si bien al principio esta dinámica no parece tener impacto en la convivencia, es bastante frecuente que, pasado un tiempo, se instale entre los miembros de la pareja un distanciamiento y una frialdad afectiva que puede ir acompañada de irritación, reproches mutuos y frustración. Solemos pensar erróneamente que las expresiones de afecto si no surgen espontáneamente no tienen valor. Sin embargo, a menudo, hay que crear intencionadamente un clima propicio que facilite la cercanía, el afecto y la intimidad. 

Buscar espacios en los que dejar al menor con un familiar o contratar los servicios de un o una “canguro” para poder ir al cine o a cenar juntos, no debe interpretarse como signo de egoísmo o como una dejación de responsabilidades, sino como una necesidad de la pareja y de la familia: unos padres que se sienten unidos y que se quieran crearán un clima familiar cálido y agradable en el que los menores crecerán felices.

Miguel Ruiz Prada

Centro de Orientación Familiar de la Diócesis de Palencia

 

 

Visto 41 veces Modificado por última vez en Lunes, 19 Noviembre 2018 13:27

Medios

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

La Diócesis de Palencia

Obispado de Palencia
C/ Mayor Antigua, 22
34005 - Palencia (ESPAÑA)
Teléfono: 979 70 69 13
Fax: 979 74 53 14
Enviar Mail