Lunes, 17 Diciembre 2018 13:06

Adolescentes

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Hace algunos meses, en un encuentro con padres en el que hablábamos sobre la adolescencia, una madre comentó “Tranquilos, que de esto se sale”. Los hijos de esta mujer eran ya adultos y, por lo que afirmaba, había “sobrevivido” a su adolescencia como si se tratara de superar la adicción a una droga.

Cuando los adultos hablamos sobre la adolescencia, solemos utilizar expresiones negativas. Decimos: “es que están en la edad del pavo”, “no ven el peligro”, “nada les motiva”, “están todo el día mirando el móvil”, “no saben respetar a los mayores”… Pensamos erróneamente que la palabra adolescencia está relacionada con el verbo “adolecer”. El adolescente sería, según este planteamiento, el que tiene algún defecto o padece algún mal.

Sin embargo, la palabra adolescente significa “el que se hace adulto”. Esta mirada ofrece una comprensión más positiva sobre esta etapa del desarrollo que va desde los 11 hasta los 19 años, aproximadamente. La familia con miembros adolescentes se convierte en una plataforma de lanzamiento a la vida adulta. Para ello, los adultos tienen que aprender a flexibilizar el sistema de normas, facilitando la autonomía del adolescente, y los adolescentes tienen que ejercitar progresivamente la responsabilidad personal.

Es cierto que los padres tienen que seguir supervisando el comportamiento del menor, teniendo en cuenta la creciente influencia del grupo de iguales en temas como la diversión, el sexo, el consumo de drogas, la forma de vestir, la religión o la política. El mundo de los adolescentes tiene una cultura propia, con un lenguaje común marcado por el uso de las tecnologías, que a menudo es vivido por los adultos como amenazante. Además, la escasa percepción del peligro que tienen los adolescentes, debido a un cerebro aún en desarrollo, exige que los adultos sigan poniendo límites al comportamiento de los menores y les ayuden a regular sus emociones. 

Pero no es menos cierto que, en muchos casos, los jóvenes salen a estudiar a otras ciudades con 18 años y tienen que haber desarrollado en los años anteriores recursos personales suficientes para abordar, con una cierta madurez, los desafíos que les lanza una vida completamente autónoma. 

Miguel Ruiz Prada

Centro de Orientación Familiar de la Diócesis de Palencia

Visto 77 veces Modificado por última vez en Jueves, 07 Febrero 2019 11:47

Medios

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

La Diócesis de Palencia

Obispado de Palencia
C/ Mayor Antigua, 22
34005 - Palencia (ESPAÑA)
Teléfono: 979 70 69 13
Fax: 979 74 53 14
Enviar Mail