Lunes, 11 Febrero 2019 09:58

Aprender a enfadarse

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La ira es una de las emociones básicas que pertenecen al repertorio emocional humano. Sin embargo, se trata de una emoción que solemos censurar porque, a menudo, la forma de expresarla va a asociada a falta de control y a violencia física o verbal.

Es cierto que la ira funciona a menudo como una cocina de gas. Si dejamos uno de los quemadores del fogón abierto, el gas tiende a expandirse por toda la cocina. En cuanto nos damos cuenta del peligro, cerramos la llave y abrimos las ventanas para que se ventile el espacio. Algo así ocurre con las emociones muy intensas: tienden a invadirlo todo y necesitamos un tiempo para “ventilarnos”. Por eso, el recurso de contar hasta 10 cuando sentimos mucho enfado nos da tiempo para que la intensidad emocional disminuya.

Pero también es cierto que, si nunca permitimos la expresión de nuestro enfado, nuestra agresividad encontrará otros cauces de salida, quizá más amables y sutiles, pero también más manipuladores, aumentando el nivel de malestar y la confusión en la relación.

Decía Aristóteles: “Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”. En este sentido, la comunicación asertiva nos permite expresar el malestar y defender aquellas necesidades personales o colectivas que han sido vulneradas, sin agredir o invadir a las otras personas.

La agresividad es la energía que permite salvar los obstáculos de la vida. Para afrontar el riesgo del crecimiento, renunciando a la tentación tranquilizante de instalarnos donde ya hemos llegado, necesitamos una buena dosis de energía, de deseo de “atacar”, de cargar contra los acontecimientos.

Desde el punto de vista cristiano, la indignación frente a las injusticias que se cometen en el mundo es el mejor ejemplo de una ira o agresividad bien orientadas: el enfado surge desde amor a los hermanos que sufren y desde el compromiso para transformar esa situación.

Miguel Ruiz Prada
Centro de Orientación Familiar de la Diócesis de Palencia

 

Visto 66 veces Modificado por última vez en Lunes, 11 Febrero 2019 10:02

Medios

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

La Diócesis de Palencia

Obispado de Palencia
C/ Mayor Antigua, 22
34005 - Palencia (ESPAÑA)
Teléfono: 979 70 69 13
Fax: 979 74 53 14
Enviar Mail