Líneas de futuro abiertas tras la Fase Diocesana del Sínodo

Te presentamos las ocho propuestas (hilos-líneas de futuro) que surgieron del proceso sinodal del año pasado en nuestra Diócesis de Palencia.

Este curso 2022-2023 nos hemos planteado "conocerlas, asumirlas y concretarlas" en todas las parroquias, movimientos y asociaciones.

Os proponemos leerlas, dialogarlas y presentar acciones y caminos.

Descargar material

Image
1. CONTAGIAR EL ENTUSIASMO
1. CONTAGIAR el ENTUSIASMO. En nuestra Iglesia de Palencia, hay personas ilusionadas, animadas, con ganas de construir, de echar una mano. Apasionadas por Jesús y el Reino. Quizás no sabemos muy bien cómo, pero entusiasmadas por crear lugares de encuentro, relaciones positivas, donde escucharnos, caminar con otros... y esto es ya una Buena Noticia.

Contagiar el entusiasmo y animar/invitar a participar en diferentes propuestas es un hilo sinodal, que se ha tejido en nuestra diócesis. Un hilo frágil que tendremos que ir anudando más de una vez, pero que esta sostenido por algo grande que llevamos entre manos, una Buena Noticia. Los cristianos decimos “vivir con ESPERANZA”, porque es posible acompañar la vida, acogerla, y leerla desde Dios.
Image
3. NUEVOS HORIZONTES DE TRABAJO PASTORAL
3. Vemos la necesidad de abrir NUEVOS HORIZONTES DE TRABAJO PASTORAL, es nuestro tercer hilo sinodal. Nuestra realidad es pequeña y frágil, la mayoría personas mayores, no hay relevo generacional. La pandemia nos ha “encerrado, aislado” y ahora cuesta volver al encuentro, hay ganas, pero también pereza y miedo. A la vez hay experiencias de cuidados de la persona, del grupo. Se han generado en la diócesis, en los arciprestazgos, espacios de crecimiento y de solidaridad.

Cuidar la escucha. Mas allá de oír, supone abrir “nuestro corazón” ... también a los que no se acercan a nuestros ámbitos de Iglesia y por supuesto a los “primeros en el Reino”, a los más “desfavorecidos”.

Tenemos el reto de abrir procesos de acompañamiento, para escuchar, acoger a la persona que narra, siente y busca. Ayudar a que se exprese. Profundizar. Comprender. Porque solo desde ahí, cercanos a las personas, se podrá des-velar la pregunta sobre el sentido de “lo que soy y hago”, y poder hacer el anclaje con la propuesta de Jesús de Nazaret. Superando una fe mágica y ritualista, poco personalizada y separada de la vida. El Sínodo nos ha ayudado a proponer metas ilusionantes, a ver, leer pistas de futuro para el trabajo pastoral de nuestra diócesis.

Se nos emplaza a impulsar la presencia del laicado en los ámbitos sociales, en los foros donde se debaten y gestan cuestiones del mundo (sostenibilidad, banca ética...).
Image
5. ANIMADORES / LÍDERES DE LAS COMUNIDADES
5. Palpamos la ausencia de personas que sean ANIMADORES/LÍDERES DE LAS COMUNIDADES, laicos que además de “echar una mano”, aporten, propongan, decidan. Y a la vez, hay laicos que arrastran a otros, por su entusiasmo, por su convencimiento. Así se entreteje el quinto hilo sinodal.

Protagonismo y formación de los agentes de pastoral. Formación para tomar la palabra, expresar, escuchar, proponer, asumir responsabilidades. Formación planificada y continua de laicos para favorecer el liderazgo. Personas preparadas y capacitadas, que se sienten acompañadas en su tarea.
Image
7. RENOVACIÓN DE LAS CELEBRACIONES
7. Se reconoce y afirma la importancia de celebrar la fe, pero se reclama una RENOVACIÓN DE LAS CELEBRACIONES para que sean más vivas y significativas.

Es el momento de repensar ritos, símbolos y esquemas celebrativos. Se demandan celebraciones participativas, alegres, epensar los lenguajes y conectar la vida con el Evangelio.

Necesitamos formación para comprender y vivir el significado de la celebración, de los signos y símbolos.

Poner en marcha nuevos espacios de encuentros celebrativos, distintas formas de celebración según las sensibilidades de los participantes (edad, mentalidad...).

De diferentes formas y lugares, también se emplaza a replantear el celibato opcional y el sacerdocio de la mujer.
Image
2. APERTURA, ACOGIDA
2. El segundo hilo sinodal es la ACOGIDA DE LA DIVERSIDAD, la APERTURA A LA PLURALIDAD, que nos ayuda a entrelazar caminos y experiencias, sumando esfuerzos, y sabiendo que en el centro están “los últimos” de esta tierra.

Somos diferentes, diversos, pero todos “tenemos atrapados el corazón por Dios”. Nos sentamos en la misma mesa, la del Pan y el Vino. Somos FRATERNIDAD. Y esto que ya es una experiencia, también es anhelo.

El Sínodo nos ha hecho tomar conciencia de lo que significa pertenecer a una comunidad, con diferentes lenguajes y experiencias, pero en sintonía con lo "fundamental". Sabiendo que unidad no es lo mismo que uniformidad. Se han creado y hemos tenido experiencias de camino con otros, de fraternidad, donde -escuchando al Espíritu- se ha querido dar respuesta a los desafíos del siglo XXI.
Image
4. NUEVO ESTILO DE RELACIONARNOS
4. En la Iglesia tenemos que aprender a vivir un NUEVO ESTILO DE RELACIONARNOS, curas y laicos, mayores y pequeños, cercanos y distantes... Cada encuentro es una oportunidad para mirar, escuchar e incorporar nuestra experiencia a la del otro. Porque esto es lo que nos hace construir juntos.

Un estilo marcado por el servicio y no por el poder. Donde la autoridad no se expresa en las palabras, sino en la coherencia de vida. Y unas relaciones donde la voz y el sentir de la mujer también forme parte del gobierno de la comunidad, donde el laicado incorpore su experiencia de fe y vida, junto a la de las personas consagradas, para construir desde la diversidad de carismas.

Facilitando así el diálogo con todo tipo de personas y realidades. Practicando la "cultura del encuentro", desde la empatía y el respeto a la pluralidad de personas, de realidades, de formas de ser y de pensar.

Cuidando la comunicación, los lenguajes y los medios de conexión. Con transparencia, creatividad, respeto y tolerancia. Con una propuesta positiva de valores en la sociedad y en favor de la persona.

Fomentando el "trabajo en red", dentro y fuera de la Iglesia, dispuestos a la colaboración y la coordinación con otros ámbitos o colectivos sociales, asociaciones, instituciones, etc.
Image
6. CAMBIO EN LAS ESTRUCTURAS ECLESIALES
6. Necesitamos un CAMBIO EN LAS ESTRUCTURAS ECLESIALES y en los modelos organizativos, que nos lleve a cuidar la participación y la corresponsabilidad. El sexto hilo sinodal.

En este proceso han participado Consejos Pastorales diocesanos y de arciprestazgo, equipos eclesiales, y recogemos la valoración positiva de estos espacios. Pero también se expresa la necesidad de tener Consejos donde se ejerza la comunión real, donde la diversidad sea reconocida como riqueza y se fomente la toma de decisiones conjunta. No como una cuestión de derechos, sino de vocación y misión.

Se demanda el protagonismo del laicado, la voz de cristianos y cristianas que viven su fe y compromiso en el mundo y en la Iglesia. No es un tema de reparto de poderes, sino de vivir el servicio también desde el discernimiento y la toma de decisiones, junto a otros.

Una Iglesia inclusiva y no excluyente, que ofrece cauces de participación e impulsa la participación en la vida comunitaria. Donde se reconocen diferentes carismas y capacidades, en la que se distribuyen y asumen responsabilidades y tareas.
Image
8. HUMILDAD Y CREATIVIDAD
8. El último hilo sinodal nos invita a la HUMILDAD y la CREATIVIDAD.

Humildad
para reconocer y aprender de nuestros errores, de las ausencias y necesidades que vivimos. Para acompañar la vida cotidiana, mirando como lo hizo Jesús. La transparencia y el testimonio serán rasgos que marcarán nuestra credibilidad en el mundo.

Y creatividad para adivinar cómo seguir adelante, con fidelidad a Dios y al mundo de hoy. Para recuperar “la esencia”; Quizás -también en la Iglesia- tengamos que desprendernos de muchas cosas. Cultivando un espíritu crítico y constructivo. Creyéndonos que Dios habla a través de la historia, de este proceso sinodal, y en el siglo XXI.

Y creatividad para comunicar mejor, para abrirnos a los lenguajes audiovisuales de nuestra época. Dando a conocer lo que ya se hace bien y aportando también nuestra originalidad.
Image

La Diócesis de Palencia

Obispado de Palencia
C/ Mayor Antigua, 22
34005 - Palencia (ESPAÑA)
Teléfono: 979 70 69 13
Fax: 979 74 53 14
Enviar Mail