¡Ahora más que nunca: Trabajo Decente!

Manifiesto y guión litírgico elaborados po Iglesia por el Trabajo Decente de la Diócesis de Palencia para el 1º de Mayo de 2021

 

La iniciativa “Iglesia por el Trabajo Decente” (ITD), integrada por entidades de inspiración católica, en este año dedicado a San José Obrero, patrón de los trabajadores y trabajadoras, celebra el 1º de Mayo, Día Internacional del Trabajo, concentrando la atención en el grave impacto de la pandemia en el mundo del trabajo, que está afectando especialmente a las personas más vulnerables.

Se han destruido miles de empleos. Muchos de los ERTE han terminado convertidos en despidos. Las medidas de protección social diseñadas para paliar los efectos de la crisis no han llegado a las personas que más lo necesitan. Lo mismo ha sucedido con el Subsidio Temporal previsto para las Trabajadoras del Hogar, y con el Ingreso Mínimo Vital. Se dispara la pobreza entre la población migrante en situación administrativa irregular, para quienes el desempleo y la economía informal son mayoritarios, sin acceso al sistema de protección.

El impacto de la pandemia ha acelerado los procesos que debilitan el derecho al trabajo, y empobrecen, precarizan y descartan a millones de trabajadoras y trabajadores, principalmente mujeres y jóvenes. El trabajo esté en riesgo, lo que conlleva que el pacto social entre en crisis, y, con él, la propia democracia.

Esta crisis pone de relieve la necesidad de un cambio de este sistema productivo, por otro, que ponga a las personas en el centro, basado en trabajos que aporten valor, y gocen de unas condiciones laborales dignas.

Frente a esta situación, ITD quiere subrayar la importancia del trabajo como actividad humana que acrecienta la dignidad de la persona. Con el trabajo cuidamos al conjunto de la sociedad y al planeta. Además, con el trabajo participamos en nuestra propia humanización, en la sostenibilidad de la Creación y en el advenimiento del nuevo mundo que Jesús de Nazaret llamaba “Reino de Dios”.

Es fundamental otra política que promueva la fraternidad y permita la amistad social al servicio del bien común. Instamos, ahora más que nunca, a adoptar las medidas necesarias para conseguir que el trabajo decente sea una realidad accesible para todas las personas, con condiciones que permitan mantener una vida digna y una protección social que llegue a todas las personas que lo necesitan.

Por ello, ITD reclama:

Que se promueva el diálogo de toda la comunidad política, sociedad e instituciones para configurar un nuevo contrato social basado en la centralidad de la persona, el trabajo decente y el cuidado del planeta.

Que las leyes reconozcan el trabajo como actividad humana imprescindible para el desarrollo armónico de la persona, y que los poderes públicos promuevan nuevas políticas que aseguren a cada persona trabajadora alguna manera de aportar sus capacidades y su esfuerzo a la construcción del bien común.

Potenciar el trabajo con derechos, seguro, “libre, creativo, participativo y solidario” (EG 192) en cualquier relación laboral, y para todas las personas, sin distinción de edad, sexo o procedencia.

Garantizar el acceso a medidas de protección social para aquellas personas que no puedan trabajar o que sus condiciones laborales no les permitan llegar “a fin de mes”.

Impulsar la incorporación de la juventud al mercado laboral creando oportunidades reales de acceso al trabajo digno.

Invitamos a todas las comunidades cristianas a unirnos en la celebración y en la lucha obrera en este 1º de Mayo, participando en cuantas acciones hagan visibles estas reclamaciones. Ahora más nunca:

¡Ningún joven, ninguna mujer, ningún inmigrante, ninguna persona sin Trabajo Decente!

1º de Mayo de 2021

IGLESIA POR EL TRABAJO DECENTE (Diócesis de Palencia)

 

 

 

 

GUIÓN LITÚRGICO PARA LA EUCARISTÍA

1º de Mayo de 2.021, fiesta de San José Obrero

 

Monición de entrada

En este día 1º de Mayo, la Iglesia celebra la Fiesta de San José Obrero, patrono de los trabajadores y trabajadoras. Con ellos celebramos hoy también el Día Mundial del Trabajo.

El Papa Francisco nos dice: “Es necesario comprender el significado del trabajo que da dignidad”, que “se convierte en participación en la obra misma de la salvación”, y es “ocasión de realización” para uno mismo y su familia. Quien trabaja, colabora con Dios porque se convierte en “un poco creador del mundo que nos rodea”. De ahí la exhortación del Papa a “redescubrir el valor, la importancia y la necesidad del trabajo para dar lugar a una nueva ‘normalidad’ en la que nadie quede excluido”.

Mirando, en particular, el empeoramiento del trabajo, debido a la pandemia de Covid-19, el Papa nos llama a “revisar nuestras prioridades” y a comprometernos para que “¡Ningún joven, ninguna mujer, ningún inmigrante, ninguna persona sin trabajo!” Por eso hoy traemos al altar esta plegaria: ¡Ahora más que nunca: Trabajo Decente!

 

Acto penitencial

Por la mercantilización del trabajo que no garantiza el bienestar y crecimiento de todos y todas, SEÑOR TEN PIEDAD.

Por no reconocer los derechos de las personas más vulnerables. CRISTO TEN PIEDAD.

Por permitir el trabajo forzoso, las formas contemporáneas de la esclavitud y la trata de personas. SEÑOR TEN PIEDAD.

 

Oración de los fieles

Presentamos a Dios nuestra oración, para que nos ayude a promover un trabajo digno y estable, que no deje a ninguna persona en los márgenes.

Por la erradicación del trabajo forzoso; por el fin de las actuales formas de esclavitud y de trata de personas; por la prohibición y eliminación de todas las formas de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldados, ROGUEMOS AL SEÑOR.

Por las víctimas de la pandemia en todo el mundo, por quienes todavía no tienen vacunas en los países pobres del tercer mundo, por quienes tienen problemas aún más temibles que el coronavirus. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Por los gobiernos del mundo, para que se comprometan en la instauración de una alianza mundial por el trabajo decente. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Porque se reconozcan los derechos de todos y todas al trabajo decente, con igualdad de remuneración. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Porque la Iglesia, fiel al mensaje evangélico, practique la justicia y respete los principios del trabajo digno en todas sus instituciones. ROGUEMOS AL SEÑOR.

Atiende, Señor, estas peticiones que ponemos en tus manos, y ayúdanos con tu Espíritu a ser coherentes en nuestro compromiso, implicándonos en la realización de estos deseos que Tú mismo suscitas en nuestro corazón.

 

Acción de gracias

 

Oración a Jesús Obrero

Señor Jesús, te ofrecemos todo el día: nuestro trabajo
nuestras luchas, nuestras alegrías y nuestras penas.

Concédenos, como a todos nuestros hermanos de trabajo,
pensar como tú, trabajar contigo y vivir en ti.

Danos la gracia de amarte con todo nuestro corazón,
y de servirte con todas nuestras fuerzas.

Que tu reino sea un hecho en las fábricas, en los talleres,
en las minas, en los campos, en el mar,
en las escuelas, en los despachos y en nuestras casas.

Que los militantes que sufren desaliento,
permanezcan en tu amor.

Y que los obreros muertos
en el campo de honor del trabajo y de la lucha,
descansen en paz.

María, madre de los pobres, ruega por nosotros.

La Diócesis de Palencia

Obispado de Palencia
C/ Mayor Antigua, 22
34005 - Palencia (ESPAÑA)
Teléfono: 979 70 69 13
Fax: 979 74 53 14
Enviar Mail