Nos escriben nuestros misioneros

Desde Angola, Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, Japón, Puerto Rico, Tailandia, Uruguay y Venezuela. Desde estos destinos de misión ya hemos recibido respuesta al correo electrónico que hace unos días envió la Delegación diocesana de Misiones a nuestros misioneros y misioneras. Para saber cómo están y conocer cómo se está viviendo en sus destinos de misión la pandemia del coronavirus. A estas se une la que nos envió el sacerdote diocesano Domingo García desde Perú.

 

 

Desde Bolivia

Mi querido Daniel, animador misionero diocesano, complacido leo vuestra carta, interesándoos por todos nosotros, los misioneros de Palencia, todo un gesto misionero, se agradece vuestra solicitud y preocupación.

En Hombres Nuevos, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, estamos todos muy bien, eso sí, recluidos en casa, sin salir a la calle, con horas intensas de oración y también de ocio, viendo alguna película.

Acabamos de ofrecer la Casa de Espiritualidad Juan XXIII al Ayuntamiento, como espacio para acoger a las personas que tienen que aislar. Nos lo pidió la alcaldesa interina Angélica Sosa y el Arzobispo de Santa Cruz, Sergio Gualberti.

También os contamos que al tener cerrados todos los proyectos y no tener ningún ingreso, estamos en apuros económicos para pagar a los pocos empleados que tenemos.

Te envío dos escritos míos: Lectura humana y creyente del coronavirus y Coronavirus y miseria en Bolivia.

Te reitero nuestro agradecimiento por vuestra solicitud y carta y me despido con un fuerte abrazo para ti y para toda la delegación diocesana de Misiones.

Mons. Nicolás Castellanos Franco, OSA. Obispo emérito de Palencia.

 

 

Desde Ecuador

Buenos días desde Quito. Respecto a la situación de Ecuador y nuestra comunidad religiosa marista a causa de la pandemia, puedo decirles:

En Ecuador se continúa motivando, por diferentes medios, a quedarse en casa, aplicando las normas de higiene y limpieza corporal exigidas para evitar el contagio. Actualmente (22 de abril), se contabilizan oficialmente más de 10.500 contagios y más de 520 fallecidos a causa del covid-19. La mayoría de ellos en la ciudad de Guayaquil, de donde proceden algunos vídeos difundidos (no siempre auténticos).

Desde hace varias semanas el Gobierno estableció las restricciones de movilidad. Rige el toque de queda desde las 14:00 hasta las 05:00. Fuera del toque de queda únicamente se permite salir de casa para abastecimiento de alimentos, gasolina, medicinas y trámites bancarios, según el número de cédula y con el uso obligatorio de mascarilla y guantes. El uso de vehículo se ha restringido, dentro de horario, por motivos autorizados y con salvoconducto. En Quito se acatan estas disposiciones bastante bien, no así en otras ciudades.

Durante todo el mes de abril continuarán suspendidas las clases presenciales a nivel nacional, así como el transporte internacional e interprovincial de pasajeros. Se están buscando formas para llevar adelante la tarea educativa desde las plataformas virtuales, aunque la mayoría de los hogares ecuatorianos carecen de internet o computadora.

Las diócesis, comunidades religiosas y la sociedad civil en general promovemos campañas de solidaridad (alimentos y dinero), pues mucha gente que vive al día, depende de estas ayudas por carecer de medios para subsistir. Igualmente hemos puesto a disposición de los gobiernos locales nuestras casas de encuentros, pabellones deportivos, etc.

Los 25 miembros de la Comunidad Marista en Ecuador estamos bien, aunque algunos han perdido familiares en España y Ecuador por motivo del covid-19. Algunos soñamos con poder viajar a España este verano y encontrarnos con nuestra familia.

Que la paz y la alegría que nos da el Señor Resucitado siga alimentando nuestra esperanza y solidaridad.

Fraternalmente,

Hno. Julián Olmo M. Delegado Provincial - Ecuador

 

 

Desde Argentina

Queridos hermanos: Aquí en esta Argentina que se presentó como la tierra prometida en el año 40, hoy entramos en un país que le cuesta subsistir.

Cambio de Gobierno y enseguida este Corona Virus parece destruir las esperanzas de poder sobrevivir. Montón de familias no tiene nada pues viven de trabajos en negro. Hay una ayuda del estado para muchas familias, pero no es suficiente para vivir dignamente.

Mi comunidad ayuda a que 1.000 personas reciban una comida diaria, no comen en nuestro comedor, sino que vienen a buscarlo con algún recipiente y además les damos el pan con una panadería que hemos hecho.

Para nosotros, que somos de campo, piensen que gastamos a diario tres sacos de harina de 25 Kg.

Lógico que nuestras Iglesias están cerradas y por los medios participamos de la Eucaristía.

Con el aporte de la comunidad podemos dar de comer toda esta gente. Son muy solidarios.

Con las manos abiertas y corazones solidario podemos ayudar que este mundo sea mejor.

Para mi esta epidemia me quito la ilusión de ir la Semana Santa en Carrión. Hace 62 años que no participo y además iba a predicar.

Mi Parroquia no es muy grande, pero si muy concurrida. Mucho Sacramento. Como ejemplo 150 sacramentos del matrimonio por año.

Ya cumplí 47 años en Argentina

Gracias por acodarse de nosotros que sentimos como la vida fue transcurriendo muy lejos de los nuestros y reconociendo que la distancia no nos quitó el amor a nuestros seres queridos y el amor a nuestra historia.

Lo que un sacerdote me dijo el día de mi ordenación de que no me olvidase de mi origen he sido fiel y para colmo hoy me trajeron una oveja y un cordero para que no me olvide del campo. Están en el jardín de la Residencia de Ancianos.

Estoy llevando una Fundación con la cual hacemos todo el Trabajo social.

A su vez me dedico a la educación siendo responsable de dos colegios de 16000 alumnos cada uno.

En este momento estoy de Párroco y Provincial de la Congregación de los M.S.F. en Argentina. Tengo en todo gente muy buena.

Bueno pienso que ya les he cansado, pero como no suelo escribirles aprovecho hacerlo hoy. Una vez más gracias por acordarse de nosotros

Saludos

Tomás Llorente. Misionero de la Sagrada Familia

 

 

Desde Angola

Buenos días queridos hermanos en Cristo. Desde este rinconcito de Angola, la comunidad de Santa Luisa Marillac de Luanda os desea "Feliz Pascua de Resurrección".

Os agradecemos vuestro interés por todos los misioneros estamos unidos. Es verdad que os rodean situaciones de debilidad, enfermedad e incluso de muerte, pero el Señor nos sigue mostrando su misericordia y amor.

En Angola hasta ahora solo hay 16 casos positivos, y al igual que vosotros estamos en cuarentena. El gobierno trata de prevenir con el fin de evitar que se contagie mucha gente.

Nuestra comunidad está compuesta por tres hermanas: dos españolas y una angoleña. Gracias a Dios estamos bien y tratamos de seguir las orientaciones del gobierno.

Muy unidos en oraciones.

Compañía de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul. Casa Santa Luisa de Marillac

 

 

Desde Tailandia

Estimados amigos y amigas:

Saludos desde Bangkok. Yo estoy bien, así como el otro Hermano de la comunidad.

En Tailandia hay unos 2811 casos confirmados del Covid 19, que siguen creciendo (pero menos que antes) y algunas muertes.

Hasta ahora no sentimos mucho las restricciones impuestas por el estado de emergencia (como el cierre de iglesias, bares, restaurantes, lugares públicos, prohibición de entrada a extranjeros no residentes...) que comenzó el 26 de marzo y permanecerá hasta el 30 de abril en un intento por frenar la escalada del virus. Las escuelas están de vacaciones de verano.

De momento no hay cuarentena, nos movemos libremente y, en cierta forma, nuestra rutina, el ritmo de trabajo, los horarios y actividades no han cambiado, pero tratamos de actuar con prudencia y seguir las indicaciones del gobierno.

La gente lleva máscaras protectoras para evitar el contagio y evita la proximidad de los otros.

El gobierno ha anunciado un toque de queda nacional a partir del 3 de abril: está prohibido en todo el país salir de casa entre las 10 p.m. y las 4 a.m.

Fraternalmente

José Luis Grande. Hermano Marista

 

 

Desde Bolivia

Respondiendo a la carta recientemente enviada, con el propósito de contestarla contar algo de por aquí, de Bolivia, de nosotros.

Gracias por comunicarnos la situación de ustedes en Palencia, más en concreto la Residencia de los sacerdotes. Duro. Sabemos por las noticias la situación de España, la cuarentena que están pasando todos, con la comunidad Menesiana San Gregorio de Aguilar de Campoo, nos comunicamos, y compartimos momentos de oración; nos cuentan la situación de ahí, de Palencia. Aquí en San Borja, departamento del Beni, en Bolivia, también estamos afectados como en el resto del mundo; hasta ahora con menos virulencia que ahí. Estamos con medidas de prevención y en cuarentena fuerte, se empiezan a dar casos. En todo el país tendremos ahora unos 50 muertos, infectados... Hacemos lo posible, que esté en nuestras manos para prevenir, pues somos muy débiles en temas sanitarios.

Unido y de la mano de todo ello: Hay ayudas del Estado en forma de bonos, para las familias, las más frágiles lo están pasando mal, pues viven de pequeñas ventitas diarias y de trabajitos y venta de comida.

Una preocupación nuestra ahora es el miedo de la gente a caer enfermos, unido a la psicosis de que no tenga ninguna persona cerca de mí con estos síntomas. Eso lleva a gestos insolidarios, despreciativos.

Nuestras comunidades de acá en cuarentena también, haciendo los gestos que podemos, a través de llamadas, internet, lo que se pueda, acompañar cuando es el caso, disponibilidad dentro de las exigencias de la cuarentena.

Al comienzo de esa situación desde nuestra comunidad hicimos una provisión de alimentos básicos de primera necesidad, para un colectivo de 70 familias, débiles. Otras comunidades hacen también gestos sencillos y posibles

Estanos en comunicación con las comunidades cercanas y lejanas, para acompañarnos y animaros:

“Nosotras, estamos bien, guardando cuarentena e intentando ayudar a los Shimanes (Etnia) en sus cobros, que les atropellan mucho” (Hna. Cristina, misionera de Cristo Jesús en Yucumo).

“Es una alegría comunicarnos siempre y más en estos momentos. Gracias a Dios que podemos decir estamos bien… Acompañando a gente que no está tan bien; pues esta mañana fuimos al hospital llevar comida y medicamentos a dos Hermanas de otra Congregación” (Hna. Belén, misionera e Cristo Jesús en Cochabamba)

Acabo aquí, agradeciendo vuestra comunicación, ofreciendo la nuestra.

Unión de oraciones, especialmente por los que peor lo están pasando

Aquí en San Borja estamos:

Javier Julián Calvo, de Salinas de Pisuerga

Casimiro Meriel Simón, de Osorno

Jesús Peña, de Briviesca

 

 

Desde Bolivia

Queridos amigos de Delegación de Misiones. Especialmente Daniel y María Ángeles.

Soy Isidro Azpeleta, Hermano Marista. Residente en Cochabamba, Bolivia. Muchas gracias por comunicaros con nosotros. Acabo de recibir el mensaje.

En Bolivia, la situación del Coronavirus está complicada. El número de infectados es de unas 800 personas y 40 fallecidos. Pero la situación se complica si pensamos que Bolivia es un país con un Sistema de Sanidad muy precario, sin medios para prevención, para detección o para curación. Si los contagios suben de forma alarmante, el país entraría en una crisis general que superaría toda posibilidad de solución.

Por esta misma razón, el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez ha tomado precauciones con tiempo y hace ya 5 o 6 semanas hay un protocolo de restricción muy intenso. El país está prácticamente paralizado, sin funcionar la educación, las ventas, las empresas y la vida en general. Solamente funcionan los lugares de abastecimientos de alimentos y los lugares de salud: hospitales y farmacias. Cada ciudadano solamente puede salir un día a la semana (según su n° de identidad y de 07.00 a 12.00 horas). Sábados y domingos solamente la Policía y militares están en las calles.

Yo estoy sirviendo como Maestro de Novicios, en un Noviciado Regional (abarca 5 Provincias Maristas y 7 países), en la ciudad de Cochabamba. Somos 11 personas en la comunidad. Por el momento, no tenemos dificultades de alimentación ni de contagios. Nos relacionamos vía internet con todos nuestros familiares y Congregación. Seguimos con normalidad nuestro Plan de Formación. Pero sí, estamos muy preocupados por la situación de nuestras familias, tanto en España como en Bolivia, Brasil y otros lugares.

Aprovechamos en esta coyuntura para reforzar nuestro tiempo comunitario, espiritualidad y otras labores de casa que frecuentemente hacemos menos.

Muchas gracias por la preocupación.

Seguimos unidos desde Bolivia.

Un abrazo misionero para toda la Iglesia de Palencia.

Isidro Azpeleta, Marista.

 

 

Desde Venezuela

Un millón de gracias por hacerme sentir vuestra cercanía en estos tiempos del coronavirus y demás pandemias que tanto sufrimiento están causando en nuestro mundo. Aquí en Venezuela, hay algunos contagios, pero gracias a Dios no son muchos. Esperemos no aumenten y que pronto desaparezca esta pandemia. Eso sí, seguimos al pie de la letra, las indicaciones que se hacen para evitar el contagio. En esta Comunidad, somos 5 dominicos: 2 españoles con almanaque un tanto subido... pasando de los 85 y 3 venezolanos jóvenes. Las iglesias y capillas están cerradas por orden de nuestros pastores y hacemos vida monacal. La gente usa mascarilla en sus salidas del hogar y no hay concentraciones de personas para evitar la contaminación.

Termino esta comunicación uniéndome a vuestras oraciones por el eterno descanso de esos hermanos en el sacerdocio que han ido a la casa del Padre. Espero no haya sido uno de ellos mi primo sacerdote Don Maximiano Barrio que tengo entendido se trasladó a la residencia sacerdotal de Carrión de los Condes. Un gran abrazo y seguimos en contacto.

Afcmo. en Cristo

Fr. Agripino Franco, O.P.

 

 

Desde Chile

He leído vuestro mensaje, Daniel y Mª Ángeles, en e-mail. ¡Qué bueno que se acuerden de estos palentinos que dejaron su patria para pisar tierra americana!

Aquí en Chile no ha apretado el COVID-19 tan fuerte como en otros países americanos, pero también hay bastantes con cuarentena y varios muertos, lógicamente que no tantos como en algunos países del viejo mundo…

En esta situación en que uno debe recluirse en casa y, además, que, por la edad, debe cuidarse más, hay tiempo para recordar “tiempos pasados” e incluso recuerdos de infancia y de temprana juventud.

Un recuerdo y un saludo para las personas que trabajan en OMP

Eloy Pérez

 

 

Desde Chile

Gracias por vuestra preocupación por los misioneros palentinos que trabajamos fuera de nuestra patria.

Lamentamos que parte del clero palentino haya sido tocado por el virus y algunos hayan fallecido. Cuenten con nuestra oración y querido recuerdo. Nosotros, por el momento, no tenemos ningún caso alarmante. Solamente estamos confinados, como el resto del pueblo, en cuarentena, saliendo en casos de necesidad. Salimos alguna vez para participar en alguna eucaristía reducida, con los sacerdotes de nuestra parroquia.

Gracias a Dios todos estamos bien y confiamos en que Nuestra Madre la Virgen nos seguirá cuidando. Es lo que pido para todos, pero especialmente, en este caso, para la Diócesis de nuestra querida Palencia.

Que Dios los bendiga y la Virgen de la Calle.

Fernando Fernández Mart

n. Hno. Marista

 

 

Desde Ecuador

Estimados Daniel y Mª. Angeles: Gracias por vuestro interés y atención en lo referente a la situación de esta pandemia mundial y sus efectos en Ecuador. Considero que dadas las informaciones que recibimos a diario por los medios de comunicación… no hay secretos para nadie, aunque pueda ser qué sí para algunos políticos o interesados en ocultar datos y detalles que comprometan a alguna de las partes. Como preámbulo… yo me encuentro en la Comunidad de Loja, Ecuador Sur, circunstancialmente. Mi Comunidad es Macará, límite fronterizo con Perú, pero al venir a Loja, capital provincial, ya no tuve posibilidades de regresar desde el tercer día de estar aquí.

En las estadísticas públicas diarias de los noticieros no aparecen los datos de esta Provincia, no obstante, son unos 1.500 aproximadamente los infectados, aunque no pasan de 5 ´06 los fallecidos. Loja se está cuidando y ha tomado en serio los avisos nacionales de quedarse en casa y aprovechar para compras los momentos autorizados oficialmente. Hay “Toque de Queda” desde las 2 de la tarde a las 5 de la mañana del día siguiente. En este tiempo de queda, es muy raro ver a alguien en las calles. Hay conciencia de peligro, responsabilidad para observar lo reglamentado, interés para organizarse en el hogar, esperanza en Dios y la Virgen del Cisne para confiar en ELLOS la salud propia y de sus familiares

En Guayaquil y otras provincias Costeñas… sí hay más desorden, porque hay más pobreza en los suburbios, las zonas marginales sufren mucho y se ven en la obligación, corriendo tremendos riesgos, de ser contagiados. “Necesitamos subsistir”, dicen, pero no se cuidan. En estos sectores las diferencias laborales son excesivas, las diferencias sociales, económicas, y vivenciales en general son enormes, y eso trae terribles consecuencias.

Nosotros (la Comunidad) en Loja, hemos puesto a disposición de la Iglesia, que organiza un gran plan de ayuda social, hemos puesto, digo, una casa de convivencias para residencia de unos 30 médicos especialistas que ya están o van a venir para atender en los hospitales. También, la Comunidad ha puesto a disposición del Ministerio de Salud el Coliseo (capacidad de más de 4.000 personas) para la recuperación de los enfermos de mayor cuidado, ya tienen instaladas bastantes camas para los más afectados que no pueden ser atendidos en los hospitales.

Resumiendo: Hay plena conciencia de lo que está ocurriendo con esta pandemia. Hay mucha, pero mucha colaboración de familias, asociaciones, estado, médicos-enfermeras y ejército y personas en particular que colaboran con alimentos y material de enfermería. Es notable la fe y esperanza en Dios y la Virgen del Cisne, se advierte por doquier el sentimiento religioso. Hay esperanza de pronto salir para el trabajo o quehaceres personales y el gobierno sí impulsa la confianza y hace todo lo que puede, (no siempre todo lo que quiere) para tranquilizar a la gente. La pobreza intranquiliza y lleva al robo y el cerramiento en casa… Ha provocado bastantes problemas familiares

Nosotros los maristas de Ecuador, estamos bien, en las 10 o 12 obras que tenemos a escala nacional, pero Hay que cuidarse.

Esto es todo cuanto ahora se me ocurre. Unamos la oración España-Ecuador para formar un solo corazón. Leía el otro día, que en España hay más de 300.00 ecuatorianos, aunque hay muchos que por estas situaciones se han regresado. Que dios nos ayude y dé fuerzas hasta el final.

José García.

 

 

Desde Japón

Gracias, por vuestro recuerdo y vuestras oraciones. Yo estoy haciendo vida casi normal en este barrio de Osaka. Me da la sensación de que no avanza tan rápida la epidemia, se nota que somos Isla. Pido a Dios que aleje de este mundo este Virus que está causando tanto sufrimiento y tanta muerte.

Saludos a todos y que os cuidéis lo que podáis. Unión de Oraciones.

Emma Andrés Martín.

 

 

Desde Puerto Rico

Hola Daniel y M. Ángeles

Me alegra recibir noticias de la delegación de misiones, aunque ahora precisamente son tan dolorosas, por lo que comentan de los sacerdotes que se infectaron, de verdad que lo siento y me hago cargo de lo que están pasando porque también nosotras tenemos residencias y en cualquier momento nos puede pasar.

Soy Sor Blanca estoy en San Juan Puerto Rico y soy Hermanita de los Ancianos Desamparados, aquí tenemos cuatro Hogares de Ancianos y donde estoy yo son 175 en total, como veis una gran población.

Hasta ahora estamos todos bien siguiendo las órdenes para evitar el contagio. El mayor riesgo está en los empleados que tienen que llegar cada día para trabajar. También es fuerte mantener que no entren los familiares a verlos, se les comunica por vídeo llamadas y en algún caso se reciben algunas cosas que les envían.

El otro reto es mantenerlos activos hacemos equipo con la líder recreativo, la trabajadora social, las Hermanas para inventar actividades y sobre todo fomentar la convivencia

Todos los días por el micrófono rezamos juntos pidiendo la gracia de Dios para los enfermos sus familiares los que los atienden y las autoridades que buscan la forma de ayudar, también para que nos libre de contagio.

Unidos en la misma misión un abrazo

Sor Blanca. Hermanita de los Ancianos Desamparados

 

 

Desde Uruguay

Muy estimados en el Señor

Siempre da mucho gusto recibir noticias de nuestra de nuestra querida Palencia, ya que al estar lejos para nosotras todo es importante, pues bien, les cuento que vivo en Montevideo hace dos años, antes estuve en la Argentina 36 años acá trabajamos en un hogar donde atendemos 12 adolescentes pertenecientes INAU Instituto del niño y Adolescente Uruguay adolescentes en situación de riesgo, estas jóvenes permanecen en el hogar un tiempo no determinado y al cumplir los 18 años si no tienen ningún familiar que se haga cargo tratamos de colocarlas en Residencias a donde puedan seguir estudiando y trabajando, actualmente tenemos 10 a nuestro cargo a quienes seguimos acompañando en sus primeros pasos fuera del hogar. Agradecemos al Gobierno todo el apoyo que nos brinda gracias a Dios nos falta lo necesario. En cuanto al coronavirus que ha invadido el mundo entero, gracias a Dios no nos tocó a nadie, aunque llevamos casi dos meses sin salir de casa, en el centro de la Ciudad es donde hay más afectados barrios de clase alta que viajaron al exterior, en algunos departamentos Provincias aún no ha llegado, así y todo, seguimos cuidándonos y rogando a Dios que esto pase pronto

Muy agradecida por todo lo que se preocupan de nosotras

Leontina Vallejo

 

Tags:

La Diócesis de Palencia

Obispado de Palencia
C/ Mayor Antigua, 22
34005 - Palencia (ESPAÑA)
Teléfono: 979 70 69 13
Fax: 979 74 53 14
Enviar Mail