“Tejiendo vida con la Luz de Jesús Resucitado” - VI Domingo de Pascua

Color PÚRPURA, señal de realeza, Jesús revestido de su traje púrpura como ante Pilatos, ahora vuelve al Padre para estar más cerca de nosotros.

 

Descargar material

 

“Me voy y vuelvo a vuestro lado”

Jesús se está despidiendo de sus discípulos. Los ve tristes y acobardados. Todos saben que están viviendo las últimas horas con su Maestro. ¿Qué sucederá cuando les falte? El mensaje del Evangelio para ellos y para mí es de infundirnos ánimo en nuestro caminar. Jesús los consuela diciéndoles que va a prepararles un lugar junto al Padre y después volverá y estará a su lado por medio de su Espíritu y el amor. Por eso que no sentirán su ausencia. La fuerza del Espíritu que le movió a Jesús los impulsará también a ellos en la misma dirección.

El testamento de Jesús es que la Buena Nueva continue y se difunda entre sus seguidores. Nos pide a nosotros sus discípulos de hoy que mantengamos siempre vivo el recuerdo del Evangelio vivido. Han de cuidar de su palabra, el que no me ama, no la guardará.

Cuanto necesitamos la paz en estos días. Por eso les dice: «No os la doy yo como la da el mundo». La paz de Jesús no se construye con estrategias inspiradas en la mentira o en la injusticia, sino actuando con el Espíritu de la verdad. En estos tiempos difíciles de turbación en el mundo por la guerra y la pandemia, nos comprometemos a actuar de palabra y obra con el Espíritu de Jesús.

 

Evangelio según san Juan 14, 23-29

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él. El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió. Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho. La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde. Me habéis oído decir: “Me voy y vuelvo a vuestro lado”. Si me amarais, os alegraríais de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, sigáis creyendo».

 

Papa Francisco

«El Espíritu Santo nos transforma y nos hace experimentar la alegría de sabernos amados y habitados por Dios. Es la experiencia que vivieron los discípulos de Jesús, y que nos relata el Evangelio. Y es también la experiencia que vivieron tantos orantes, hombres y mujeres que el Espíritu Santo formó a la medida del Corazón de Cristo».

 

Reflexión

¿Qué siento cuando he participado en una comida “de despedida”? ¿Cuándo, reunida toda la familia y los amigos, decimos adiós a alguien que es entrañable para mí y que tiene que marchar lejos, por un tiempo indefinido, y quién sabe hasta cuándo volveremos a verlos, si los vemos?

Después de veinte siglos, ¿qué hemos hecho del Evangelio de Jesús? ¿Lo acojo en mi corazón o lo voy olvidando? ¿Es un mensaje de amor, servicio y entrega a los demás o un código frío de mandamientos y prescripciones?

¿Por qué nos paraliza el miedo al futuro cuando Jesucristo nos dice que no temamos? ¿Por qué tanto recelo ante la sociedad moderna? Hay mucha gente que tiene hambre de Jesús.

 

Oración

Demos gracias a Dios que ha querido, por pura iniciativa suya hacernos su morada por obra del Espíritu Santo, y pidámosle, con corazón agradecido, que este gran don, del que son inseparables la paz y la alegría que brotan de nuestro Señor Jesucristo, se convierta, en cada momento de nuestra vida, en un motivo más que suficiente para entregarnos cada vez más al cumplimiento de su voluntad, sirviendo, con sincera caridad, al bien de los hermanos.

 

Propuesta para la semana

Que mis palabras y comentarios de esta semana pongan un hilo de esperanza, dando optimismo a quien se siente atribulado, alentando a quien la vida se le pone cuesta arriba y poniendo optimismo en medio de las noticias siempre alarmistas y negativas de los medios de comunicación y de algunos que viven a nuestro lado.

 

Escuchar esta canción de la Hna. Glenda: https://youtu.be/gES5LdhykA0

Tags:

La Diócesis de Palencia

Obispado de Palencia
C/ Mayor Antigua, 22
34005 - Palencia (ESPAÑA)
Teléfono: 979 70 69 13
Fax: 979 74 53 14
Enviar Mail

Buscar